Datos sorprendentes y datos sobre los huevos de aves silvestres.

Datos sorprendentes y datos sobre los huevos de aves silvestres.

Poner e incubar huevos fuera del cuerpo es una característica que ayuda a definir qué hace que las aves sean especiales, pero ¿qué más sabes sobre los huevos de aves? ¡Son más increíbles de lo que puedas imaginar!

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Datos sobre los huevos de aves silvestres

  • Todos los huevos de aves son amnióticos, lo que significa que incluyen una cáscara dura, una membrana porosa para el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, y una rica yema que nutre al polluelo en desarrollo. La yema está hecha de grasa y proteína, y el color de la yema varía según la calidad y composición de la dieta de la gallina ponedora.
  • Los huevos vienen en muchas formas diferentes. Los periquitos y muchas lechuzas ponen huevos redondos o esféricos. Los huevos ovalados son los más comunes, mientras que muchas aves playeras y araos ponen huevos muy afilados en forma de pera. Las formas puntiagudas ayudan a evitar que los huevos rueden cuando se ponen al aire libre, sin un nido resistente que los mantenga en su lugar.
  • Los colores de los huevos de aves silvestres van desde el blanco puro hasta un arcoíris de tonos como el azul, el verde, el marfil, el marrón, el beige, el gris, el rojo y el naranja. La fuerza del color puede variar significativamente, y aunque los huevos parecen blancos para los humanos, a menudo muestran colores más fuertes bajo la luz ultravioleta. Dado que las aves pueden ver los colores ultravioleta, esto les ayuda a distinguir diferentes huevos, aunque todos parezcan iguales para los humanos. El carbonato de calcio en la cáscara es responsable del color blanco, mientras que los compuestos de biliverdina y protoporfirina contribuyen a los otros colores.
  • Los huevos de las aves que anidan en cavidades suelen ser simples, pero los huevos que se ponen en áreas más abiertas a menudo se marcan para ayudar con el camuflaje. Las marcas pueden ser negras, marrones, grises, rojizas, violáceas u otros tonos, y van desde pequeños puntos y manchas hasta garabatos, puntos más grandes o manchas gruesas. Las marcas pueden estar distribuidas uniformemente en la cáscara, pueden estar concentradas en un extremo o pueden formar un anillo o corona alrededor de la circunferencia del huevo.
  • El grosor de las cáscaras de los huevos varía, pero tiene que ser lo suficientemente grueso y fuerte para soportar una cría adulta y el crecimiento del pollito en desarrollo. Sin embargo, el caparazón no puede ser tan grueso que el pollito no pueda salir. Los huevos más grandes de aves más grandes suelen tener cáscaras proporcionalmente más gruesas. Los huevos de casuario tienen las cáscaras más gruesas, que pueden tener hasta un cuarto de pulgada de grosor, pero no son un problema para que estas aves grandes y fuertes se desprendan.
  • Los huevos más grandes los ponen los avestruces, el ave más alta del mundo. Mientras que la mayoría de los huevos de avestruz pesan alrededor de tres kilogramos, un avestruz en una granja sueca puso el huevo récord en 2008 con 5 kilogramos y 11 onzas. ¡Eso es más pesado que tres docenas de huevos de gallina combinados!
  • Los kiwis ponen los huevos más grandes en proporción al cuerpo de las hembras. Un solo huevo puede tener entre un 25 y un 30 por ciento del tamaño de la hembra, y este gran tamaño de huevo permite que las crías sean independientes una vez que nacen. Esto es fundamental para estas aves que no vuelan, ya que los polluelos correrían un gran riesgo ante los depredadores si permanecieran en el nido a nivel del suelo durante un período prolongado.
  • Los huevos más pequeños los ponen los colibríes, que son las aves más pequeñas del mundo. El colibrí verbena tiene el récord del huevo más pequeño jamás observado, un pequeño óvalo blanco de solo un tercio de pulgada de largo y que pesa solo un tercio de gramo. Los colibríes casi siempre ponen solo dos de estos diminutos huevos por nido.
  • Debido a que los huevos son tan ricos en proteínas, grasas y nutrientes, son fuentes de alimento muy codiciadas por muchos depredadores. Ardillas, ratones, reptiles, gatos, serpientes, mapaches y muchos otros depredadores comen huevos. Otras aves, como buitres, arrendajos, cuervos, gaviotas, págalos y aves rapaces, también comerán los huevos que encuentren. Muchas aves que anidan incluso comen las cáscaras de huevo de sus propios polluelos, lo que no solo repone el calcio de los adultos, sino que también ayuda a proteger el nido de los depredadores al quitarles las cáscaras.
  • No todas las aves ponen huevos en sus propios nidos o crían sus propios polluelos. Hay muchas especies de parásitos de cría, aves que deliberadamente ponen huevos en los nidos de otros y dejan que los padres “adoptivos” críen a las crías, incluso cuando las aves son de diferentes especies. Los tordos de cabeza marrón y los cucos comunes son parásitos de cría bien conocidos. Otras aves, especialmente muchos patos diferentes, practican el vertido de huevos, lo que significa poner sus huevos en un nido comunitario de la misma especie.
  • El período de incubación de los huevos puede variar ampliamente, desde solo 10 a 11 días para muchos paseriformes pequeños hasta 60 a 85 días para aves más grandes. Los pingüinos emperador, los albatros errantes y los kiwis marrones tienen algunos de los períodos de incubación más largos. El clima general y la temperatura pueden afectar dramáticamente el tiempo que tarda un huevo en desarrollarse y eclosionar.
  • Recolectar huevos de aves silvestres alguna vez fue un pasatiempo popular, no solo para los naturalistas que estudiaban los huevos o para exhibiciones autorizadas en museos, sino también para cualquiera que quisiera tener una colección prestigiosa. Hoy en día, muchos países tienen leyes estrictas que prohíben manipular nidos silvestres y es ilegal recolectar, comerciar, vender o incluso poseer huevos de aves silvestres. En algunas áreas, sin embargo, los huevos todavía se recolectan ilegalmente como alimento o por recolectores sin escrúpulos, una práctica que continúa poniendo en riesgo a algunas especies de aves.

Colección de huevos del museo

Ray Bouknight / Flickr / CC por 2.0

  • Si bien las aves son bien conocidas por su destreza para poner huevos, no son las únicas criaturas que ponen huevos fuera de sus cuerpos. Muchos reptiles, peces, anfibios e insectos también ponen huevos que necesitan ser fertilizados o incubados antes de que eclosionen. Solo unos pocos mamíferos, incluidos los ornitorrincos y los osos hormigueros espinosos, ponen huevos. Los dinosaurios también pusieron huevos.
  • La oología es la rama de las ciencias naturales y la ornitología dedicada al estudio de los huevos, incluida la anatomía, fisiología, desarrollo y otras características de los huevos. Un oólogo también puede investigar la anidación, el comportamiento de cortejo, el apareamiento y otros aspectos de la reproducción relacionada con los huevos.
  • Los seres humanos consumen muchos tipos diferentes de huevos como alimento. Aunque los huevos de gallina son los más comunes, los huevos de pato, codorniz, pavo, ñandú, ganso, pintada, avestruz y faisán también se consideran manjares en muchas áreas. Los huevos de diferentes aves varían en textura, contenido nutricional y sabor. Para los huevos de gallina, no hay diferencia nutricional o de sabor entre los huevos con cáscara blanca o marrón, aunque la forma en que se cría una gallina y lo que come puede alterar significativamente el sabor de un huevo.
Ir arriba