Partículas de suelo

Fundamentos del suelo 101 | Acerca de la ciencia del suelo – West Coast Seeds

En la estación fría, húmeda y oscura, desde finales de otoño hasta principios de primavera, no crece mucho en el exterior. Incluso las plantas bajo protección de campana o en invernaderos crecerán lentamente, luchando por transformar los bajos niveles de luz en energía útil para el crecimiento vegetativo. Esta es la época adecuada del año para estudiar la ciencia del suelo y pensar en cómo mejorar el suelo del jardín antes de sembrar nuevas semillas o de lanzar trasplantes en la primavera.

Hay cuatro preguntas centrales que ofrecen una mejor comprensión del suelo del jardín y cómo se puede mejorar: estructura del suelo, componentes del suelo, vida del suelo y pH del suelo. Los jardineros (y agricultores) se beneficiarán al contemplar estos cuatro factores por sí solos y en armonía entre sí.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Estructura del suelo
Esto se refiere a la proporción de partículas que componen el suelo en sí. Pueden ser arena, limo o arcilla. El tamaño de estas pequeñas partículas dicta los aspectos físicos del suelo, como el drenaje, la compactación y la porosidad. La arena está formada por partículas relativamente grandes, incluso si son tan finas como el azúcar de mesa o la sal. La arena está esencialmente triturada en rocas y puede estar compuesta de varios minerales diferentes. Como las partículas de arena son relativamente grandes, los espacios entre cada una también son grandes, por lo que el agua tiende a drenar rápidamente. El gran tamaño de las partículas de arena también significa que no se mueven mucho dentro de la estructura del suelo.

Las partículas de lodo, como la arena, son el resultado de la acción de trituración mecánica, pero son mucho más pequeñas que los granos de arena. Piense en la harina finamente molida en comparación con la sal gruesa cuando compare el limo con la arena. El lodo tiene una textura tan fina que puede atravesar fácilmente la tierra. Es un contribuyente importante a la capacidad del suelo para agrupar o formar agregados.

Las partículas de arcilla son planas y en forma de placa. A diferencia de la arena y el limo, la arcilla es el resultado de la acción química, ya que los minerales se desgastan con el agua y los ácidos del suelo. Las partículas de arcilla pueden ser 1000 veces más pequeñas que las partículas de arena, por lo que la arcilla pura tiene una textura plástica única. Crece tan bien que los suelos arcillosos pueden tener muy poca porosidad y drenaje.

  La cubierta de nieve es buena para el jardín de su casa

Partículas de suelo

Por lo tanto, cuando los expertos en suelos discuten la textura del suelo, es del rango de suelo arenoso a arcilloso de lo que están hablando. El término ‘arcilla’ se utiliza para describir el rango ideal de textura del suelo y está compuesto por un 40% de arena, un 40% de limo y un 20% de arcilla. Se aglutina y retiene bien la humedad y se rompe fácilmente cuando se seca, en lugar de ser duro y compacto. Una buena arcilla contiene partículas en una variedad de tamaños y los espacios entre ellos también son variados, y esto es bueno para la porosidad.

Componentes del suelo
Los cuatro componentes del suelo juegan papeles dramáticamente diferentes para la salud del suelo mismo. Los minerales (las partículas de arena, limo y arcilla) constituyen aproximadamente el 45% de la masa total del suelo. De este porcentaje, casi el 90% está compuesto por los elementos sílice, hierro, oxígeno y aluminio. Los minerales juegan un papel principalmente físico en la salud del suelo.

El agua y el aire están presentes en el suelo y cada uno representa aproximadamente el 25% de la masa del suelo. El agua y el aire interactúan con los componentes minerales del suelo de formas que afectan el drenaje, la aireación, la compactación y la porosidad. Estos son factores importantes en el cultivo de plantas, ya que las raíces de todas las plantas necesitan penetrar fácilmente en el suelo, extraer nutrientes minerales, absorber agua e intercambiar gases. Los organismos del suelo, como veremos, también dependen de las distintas cantidades de agua y aire presentes en el suelo.

El 5% restante de la masa del suelo está compuesto por materia orgánica y humus. Los jardineros definen la materia orgánica como cualquier material vegetal o animal muerto que se agrega al suelo. Por lo general, está hecho de compost, estiércol animal o cultivos que se plantaron en la temporada anterior y luego se araron. La materia orgánica alimenta a los organismos del suelo y alimenta la “vida” de un suelo vivo y saludable. Después de ser descompuesto y consumido por plantas y microorganismos, sus nutrientes se convierten en humus. El humus agrega volumen al suelo y lo convierte en ese color oscuro y rico, lo que, a su vez, permite que el suelo absorba y retenga más calor, lo que también hace que todo el sistema prospere.

  ¿Es inútil mi valla de conejo? ⋆ Gran blog de jardinería

Vida en el suelo
La “vida” del suelo vivo mencionado anteriormente es la clave del éxito del cultivo orgánico. Un suelo sano debería estar, como un autor tituló su libro sobre el tema, “lleno de microbios”. Algunos organismos del suelo también están presentes en cantidades sorprendentes. Tenga en cuenta la presencia de varios organismos del suelo en términos de libras por acre de suelo sano:

Protozoos – 100 a 200 libras / acre

Actinomicetos – 800 a 1500 libras / acre

Algas: 200 a 500 libras / acre

Bacterias – 100 a 2,000 lbs / acre

Hongos – 1,500 a 2,000 libras / acre

Lombrices de tierra: hasta 900 libras / acre

Incluso si no le importa imaginar cómo se ven 900 libras de lombrices de tierra, ellas y sus pares juegan un papel clave en la salud del suelo. Cada uno de estos diferentes tipos de vida del suelo actúa para descomponer los nutrientes de la materia orgánica en formas accesibles para las plantas. Algunas, como las bacterias, pueden realizar múltiples funciones y actuar para fijar el nitrógeno atmosférico en el suelo. Otros, como las lombrices de tierra, en realidad juegan un papel físico en la salud del suelo, dándole la vuelta, como lo haríamos con un tenedor. Vienen a la superficie para alimentarse y arrastrar todos estos nutrientes al sustrato del suelo, donde pueden ser alcanzados por las raíces de las plantas o convertidos de otras formas por los diferentes microbios que existen a distintas profundidades.

El suministro de materia orgánica al suelo (literalmente alimentando la vida que vive en él) es el pilar central de la jardinería orgánica. El suelo con una vida diversa y funcional es intrínsecamente más nutritivo para las plantas que cultivamos. El proceso de cultivo de la planta consiste en extraer nutrientes del suelo para que podamos, a su vez, disfrutarlos como alimento. Por lo tanto, los productores orgánicos están en una carrera constante para introducir más materia orgánica en el suelo.

  Receta de sopa de remolacha dorada - West Coast Seeds

PH del suelo
Esta es la consideración final de la salud del suelo y tiene más que ver con la química que con la biología. La abreviatura pH es una abreviatura de “hidrógeno potencial”. A medida que el agua ingresa al suelo a través de la lluvia o el riego, sus moléculas se vuelven parte de una sopa química. El pH mide la proporción de iones de hidrógeno cargados positivamente a iones hidroxilo cargados negativamente. Algunas de las moléculas de agua forman soluciones con minerales en el suelo y crean nuevos compuestos, y otras se unen a la arcilla y al humus, creando compuestos ácidos.

Sin entrar en detalles, el resultado final de estas reacciones químicas es una fluctuación en la acidez o alcalinidad del suelo. Casi todas las plantas alimenticias prefieren un suelo neutro, ni demasiado ácido ni demasiado alcalino. El rango de pH se mide de 1 (extremadamente ácido como el ácido del estómago) a 14 (extremadamente alcalino como la lejía). 7.0 se considera el medio feliz de la neutralidad total, y el agua destilada tendrá una lectura de pH de 7.0. Hay varios productos disponibles para el jardinero doméstico para ayudar a determinar el pH del suelo del jardín.

Si el suelo es demasiado ácido o demasiado alcalino, los nutrientes del suelo se vuelven menos disponibles para las plantas. Al mismo tiempo, estos extremos hacen que otros elementos tóxicos del suelo estén más disponibles. El suelo que habitualmente está saturado de agua, como el nuestro en la costa sur de la Columbia Británica durante el invierno, tiende a volverse ácido con el tiempo. El suelo húmedo y ácido también desequilibra la vida del suelo y estimula algunas bacterias anaeróbicas, al tiempo que desalienta a otras criaturas del suelo. Como resultado, debemos tomar medidas regulares para neutralizar el pH de nuestro suelo local. Consulte la segunda parte de este artículo a continuación: Enmiendas de suelo y cómo usarlas..

Descarga nuestro SGráficos de ciencia del aceite de la Guía de jardinería 2018.

Ir arriba