white blooms of the intoxicatingly fragrant Gardenia plant

Hojas amarillas en gardenia: causas | Tratos

Las hojas amarillas de gardenia son a menudo un signo de clorosis, una condición común que ocurre cuando una planta no tiene suficiente clorofila.

Gardenia [gar-DEEN-ya] es un género de plantas perteneciente a la familia Rubiaceae (café).

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La mayoría de las especies de gardenias son nativas de las regiones tropicales y subtropicales de Asia, África y las islas del Pacífico.

Algunas de las variedades más populares de gardenias son arbustos perennes que producen racimos de flores, como Gardenia Grandiflora.

Los jardineros a menudo encuentran hojas amarillas cuando cultivan gardenias.

La siguiente información cubre los métodos recomendados para tratar y prevenir el problema.

¿Qué daño causan las hojas amarillas de las plantas de gardenia?

Cuando las hojas de gardenia se vuelven amarillas, es un síntoma de una variedad de problemas de plantas diferentes.

Independientemente del motivo inicial del problema, el color amarillento suele deberse a la falta de clorofila.

Cuando las plantas no reciben suficientes nutrientes del suelo, las hojas no pueden alcanzar su típico color verde brillante.

Este problema se conoce como clorosis.

  Qué plantar ahora: Guía del jardín de diciembre

Algunas de las causas más comunes de clorosis en especies de gardenia incluyen:

  • desequilibrios de pH
  • Deficiencias de magnesio
  • Deficiencias de hierro
  • Mal drenaje
  • Mucho riego

Sin tratamiento, es posible que la planta no sobreviva.

La causa inicial de las hojas amarillas sigue impidiendo que las gardenias reciban suficientes nutrientes.

Después de que las hojas se vuelven amarillas, pueden comenzar a marchitarse y eventualmente caerse de los tallos.

Este es un problema común y existen varias soluciones para solucionarlo.

Sin embargo, si la planta sigue amarilleando y marchitándose, la mejor opción suele ser empezar de nuevo con una nueva planta.

Cómo tratar las hojas de gardenia que se vuelven amarillas

Cuando aparezcan signos de hojas amarillentas por primera vez, verifique el esquema de drenaje e irrigación.

El riego excesivo es la causa más común de clorosis en las plantas.

Las gardenias requieren suelo húmedo.

Sin embargo, la sobresaturación priva a la planta de una nutrición adecuada, lo que da como resultado hojas amarillas.

Para mejorar el drenaje, agregue compost u otro material orgánico.

Humedezca la tierra solo cuando los cinco a siete centímetros superiores estén secos.

Si estos pasos resuelven el problema, las hojas eventualmente deberían recuperar su tono original.

Las hojas deben ser de un color verde brillante.

Si mejorar el drenaje o limitar el riego no resuelve el problema, es hora de buscar otras posibles causas de la clorosis.

La mayoría de los problemas de nutrientes son el resultado de un desequilibrio del pH.

Las gardenias requieren un nivel de pH entre 5.0 y 6.5.

Mantener niveles adecuados de pH permite que la planta absorba más minerales del suelo, lo que ayuda a prevenir deficiencias que a menudo conducen a la clorosis.

  Beneficios de la aromaterapia: información sobre el uso de la aromaterapia en los jardines

Si el suelo es demasiado ácido o alcalino, morirá de hambre.

Hay kits de prueba disponibles para determinar el nivel de pH.

También es posible determinar si los niveles son demasiado altos o demasiado bajos en función de la apariencia de las hojas amarillas.

Uso de fertilizantes y nutrientes líquidos

Agregar un fertilizante líquido para plantas al suelo ayuda a proporcionar más nutrientes a la planta, pero no resuelve completamente el problema si persiste el desequilibrio del pH.

Los nutrientes líquidos aplicados directamente a la planta también proporcionan una solución temporal, pero no resuelven el problema de forma permanente.

En lugar de aplicar fertilizante líquido a la planta o al suelo, use cal o azufre, dependiendo de la apariencia de las hojas.

Tratar una deficiencia de magnesio

Si el nivel de pH está por debajo de 5.0, las puntas de las hojas pueden permanecer verdes.

También puede aparecer un triángulo verde oscuro cerca de la base de la hoja.

Estos signos indican que la planta sufre una deficiencia de magnesio causada por niveles bajos de pH.

Agregue cal al suelo para ayudar a aumentar los niveles de pH.

Las sales de Epsom y la sal de magnesio también aumentan la alcalinidad del suelo.

Tratar una deficiencia de hierro

Si las puntas son amarillas y la base de las hojas permanece verde, la planta sufre el problema contrario.

En lugar de suelo ácido, tiene suelo alcalino con un nivel de pH superior a 6,5.

Con niveles altos de pH, la planta no puede obtener suficiente hierro, lo que resulta en una deficiencia de hierro.

  10 consejos para la iluminación del jardín: # 3

Para corregir el problema, agregue azufre, que reduce los niveles de pH debido a su contenido ácido.

Cuando agregue compuestos para corregir los desequilibrios de pH, evite la aplicación excesiva.

La aplicación excesiva de sal o azufre puede afectar la calidad general del suelo.

Cómo prevenir las hojas amarillas en las gardenias

La mejor manera de prevenir las hojas amarillas es asegurarse de que las gardenias reciban las mejores condiciones de crecimiento y nutrientes.

Cultiva gardenias en suelos ricos con buen drenaje.

Recuerde agregar materia orgánica si el suelo necesita un drenaje más rápido.

Verifique el nivel de pH del suelo, apuntando a una lectura entre 5.0 y 6.5.

Recuerde agregar piedra caliza para aumentar el nivel de pH y azufre para disminuirlo.

Incluso siguiendo las mejores prácticas para el cultivo de gardenias, pueden aparecer hojas amarillas.

Incluso los jardineros experimentados ocasionalmente pierden gardenias debido a la clorosis.

Si una gardenia sucumbe al problema, cultive una nueva a partir de la semilla o división.

Ir arriba