versatile echeveria succulent plant

Plagas de suculentas Echeveria | Enfermedades

Las plantas de Echeveria son un grupo de suculentas mexicanas con aproximadamente 150 o más especies, que varían mucho en tamaño, forma y otras características.

Por esta razón, Echeveria se utiliza en una variedad de entornos, desde plantas para alféizar de ventanas hasta grandes e impresionantes muestras de plantas en un desierto o jardín de rocas.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Cuando se mantiene adecuadamente con mucho sol, suelo suculento bien drenado y riego profundo ocasional, la mayoría de Echeveria no tiene problemas.

Si riega demasiado, está superpoblado o no proporciona suficiente sol, tendrá problemas.

En este artículo, revisamos las plagas y enfermedades que puede encontrar al mantener Echeveria.

También compartimos consejos sobre cómo lidiar con estas plagas y enfermedades usando jabón insecticida, restregando. Siga leyendo para obtener más información.

Plagas de Echeveria

Las plagas en Echeveria y otras plantas suculentas son raras, pero ocasionalmente puede tener problemas con mosquitos fúngicos, ácaros o cochinillas suculentas.

Las plagas son difíciles de tratar y controlar porque se mueven lentamente, son muy pequeñas y tienden a esconderse, por lo que el primer indicio de que tiene un problema suele ser el daño a su planta.

# 1 – Mosquitos de los hongos son pequeñas moscas negras que se parecen un poco a los mosquitos.

Por lo general, los verá flotando sobre la superficie del suelo.

Las moscas adultas son irritantes, pero no dañan las plantas, pero las larvas viven en el suelo y comen las raíces de las plantas y también la materia orgánica.

La presencia de larvas generalmente no tiene un efecto negativo en las plantas maduras, pero las plantas pequeñas y las plántulas pueden atrofiarse o incluso matarlas.

# 2 – ácaros son tan pequeños que parecen polvo si los sacudes de la planta en un trozo de papel.

Sabrás que están ahí porque puedes notar que tu planta está cubierta por una red muy delgada y pequeñas manchas marrones en la superficie de tu planta.

A menudo, encontrará estas plagas en la parte inferior de las hojas, donde dañan las suculentas y los cactus al chupar el jugo de la planta.

  Enfermedades comunes de los ciruelos

# 3 – Cochinillas en suculentas también dañan a Echeverias chupando sus jugos.

Son un poco más fáciles de ver porque son blancos y tienen una apariencia cerosa y peluda.

Por lo general, se agrupan a lo largo de las espinas, los tallos y las hojas de las plantas.

En Echeveria, tienden a esconderse entre las hojas, en la parte inferior de la roseta, por lo que es importante inspeccionar cuidadosamente sus plantas para detectar infestaciones temprano.

# 4 – Cochinillas de raíz son aún más difíciles de detectar porque viven bajo tierra en las raíces de la planta.

Parecen manchas blancas en las raíces.

Causan daño al chupar el jugo de las raíces y debilitar la planta, lo que la hace más propensa a contraer pudrición de la raíz o infecciones bacterianas.

¿Qué se puede hacer con las plagas de Echeveria? 8 pasos

La mejor manera de combatir las plagas de Echeveria es evitar que se asienten.

Practique un buen sistema de Manejo Integrado de Plagas (MIP) para mantenerlos alejados y lidiar con ellos rápidamente si aparecen.

Ver cómo:

# 1 – ¡Cuida bien tus plantas!

Healthy Echeveria se defiende de plagas y enfermedades y se recupera con mayor rapidez y éxito si se exponen a estos problemas.

Proporcione siempre mucha luz solar, suelo bien drenado y la cantidad adecuada de agua.

# 2 – Separar nuevas plantas

Mantenga las plantas nuevas separadas hasta que esté seguro de que están completamente sanas.

Cuando compre plantas, examínelas cuidadosamente antes de comprarlas y luego manténgalas en cuarentena durante algunas semanas cuando las lleve a casa.

# 3 – Resuelve problemas de inmediato

Tan pronto como note signos de plagas en las plantas, tome medidas para erradicarlas.

Si la planta está gravemente infectada, generalmente es mejor desecharla.

# 4 – Usa el método menos tóxico

Use el método menos tóxico para deshacerse de las plagas primero.

Sorprendentemente, un chorro de agua fuerte es una forma eficaz de combatir los ácaros del polvo, las cochinillas y las cochinillas.

Tan pronto como se dé cuenta, lávelos con un chorro de agua fuerte.

Esto puede ser todo lo que necesita hacer.

Por supuesto, si se trata de insectos escamosos, también deberá replantar la planta.

# 5 – Infestación de insectos harinosos pequeños

Para una pequeña infestación de insectos escamosos, límpielos con un hisopo de algodón o una bola de algodón empapada en alcohol isopropílico.

Es posible que desee seguir esto rociando toda la planta con una solución diluida de alcohol isopropílico.

Mezcle una parte de alcohol con tres partes de agua.

Asegúrese de probar una pequeña área oculta de la planta antes de rociar toda la planta.

Alguna Echeveria es sensible a esta mezcla.

# 6 – Use trampas adhesivas para atrapar hongos mosquitos

Atrapa mosquitos hongos con trampas adhesivas amarillas; sin embargo, tenga en cuenta que su presencia es una indicación de que mantiene la tierra muy húmeda.

Reduzca el riego y aumente la ventilación para desalentar la infestación o reinfestación.

# 7 – Use soluciones naturales para plagas

Los jabones insecticidas, los aerosoles de aceite de neem o los aerosoles de piretro se utilizan contra todas las plagas de Echeveria, pero este debe ser el último recurso.

  Enfermedad de la mancha bacteriana de la hoja: lo que causa la mancha bacteriana de la hoja

Al igual que con el aerosol de alcohol, debe probar un área pequeña y oculta de la planta antes de rociar toda la planta.

Alguna Echeveria es sensible a estas sustancias.

8 – En caso de infestaciones de cochinillas muy rebeldes, puede ser necesario utilizar un insecticida sistémico como acefato o imidacloprid como humidificador del suelo.

Siga cuidadosamente las instrucciones de la etiqueta del producto. Más información sobre insecticidas para suculentas aquí.

Enfermedades suculentas de Echeveria

La mayoría de las enfermedades de Echeveria son causadas por demasiada humedad, demasiada agua o muy poca luz.

Estas condiciones causarán enfermedades fúngicas e infecciones bacterianas.

# 1 – Demasiada humedad

  • Si su Echeveria se mantiene en un área donde el nivel de humedad es demasiado alto, desarrollará un crecimiento decolorado y suave.
  • Incluso puede desarrollar la enfermedad de la pudrición del tallo, que se manifiesta como tallos suaves y pastosos.
  • Si se ha desarrollado la enfermedad de la pudrición del tallo, significa que su planta está afectada por una infección por hongos.
  • Este tipo de infección suele ser fatal, pero puedes salvar tu planta sacándola de la maceta, quitando la tierra de las raíces y sumergiéndola en agua muy caliente durante 20 a 40 minutos.
  • Corte las raíces o la vegetación en descomposición y deje que la planta sana se lave en el aire durante veinticuatro horas antes de volver a plantarla en un suelo fresco y seco.
  • Para evitar este problema, recuerde siempre suministrar a su Echeveria un riego profundo ocasional.
  • Nunca derrame agua sobre la planta y nunca rocíe.
  • Mantenga el área alrededor de su planta de Echeveria bien ventilada y no abarrote sus plantas.

# 2 – Riego excesivo

Si riegas tu planta con demasiada frecuencia o la guardas en un recipiente sin un buen drenaje, sufrirá infecciones bacterianas y fúngicas, que pueden hacer que la raíz, el tallo y el follaje se pudran.

También puede notar un color amarillento o blanqueamiento de las hojas, junto con el marchitamiento y la caída de las hojas. Más información sobre la caída de las hojas de las plantas suculentas.

  • Para lidiar con esto, retire la planta de la maceta y examine sus raíces.
  • Si las raíces se ven sanas y blancas, retire la tierra húmeda y déjelas airear durante 24 horas.
  • Transforme la planta en tierra fresca y seca en un recipiente nuevo o completamente limpio.
  • Es mejor usar recipientes hechos de material transpirable, como terracota.
  • Asegúrese siempre de que los contenedores de suculentas tengan grandes orificios de drenaje.
  • Si las raíces son suaves y marrones, examínelas cuidadosamente para ver si quedan raíces saludables.
  • Si es así, corte las raíces marrones y suaves y deje que las raíces sanas se ventilen durante veinticuatro horas y luego vuelva a planificar como se describe anteriormente.
  • Después de trasplantar, no riegue durante al menos una semana.
  • Si las raíces de la planta son completamente blandas y marrones, están muertas.
  • En ese caso, busque hojas sanas en la planta para propagar nuevas plantas.
  • Elimina el resto de la planta.
  Enfermedades comunes de la hierba: consejos para controlar los problemas del césped

# 3 – Muy poca luz

Si su planta se ve estirada, deformada o alargada y tiene hojas poco desarrolladas, probablemente le esté proporcionando poca luz.

Muévalo a un lugar soleado o agregue luz artificial a la luz que la planta ya está recibiendo.

# 4 – Demasiado calor

Si su planta se mantiene en un área donde sistemáticamente recibe un calor excesivo (por ejemplo, cerca de una salida de calor o radiador), puede notar que aparece un follaje seco, descolorido y suave desde la base de la planta hacia arriba.

  • También puede tender a dejar caer una cantidad excesiva de hojas más viejas y puede alargarse y a horcajadas.
  • Aleje la planta de la fuente de calor y asegúrese de que reciba suficiente luz.

SUGERENCIA: Tenga en cuenta que en condiciones de poca luz o calor, si su planta se estira demasiado y se extiende a horcajadas para recuperarse por sí sola (incluso cuando hay mucha luz o se proporciona una configuración más fresca), es posible que deba podar un poco para corregir el problema .

  • Corta la parte superior de la planta, quita todas las hojas a lo largo del tallo de las aves zancudas y luego plántalo como una estaca.
  • Esto le dará dos nuevas plantas, una de la raíz y otra de la estaca.

# 5 – Bajo el agua

  • Si su planta se vuelve blanda, arrugada y marchita, sospeche que está sumergida.
  • Nótese el color amarillento de las hojas y los tallos débiles.
  • En algunos casos, los bordes de las hojas de la planta pueden parecer chamuscados.
  • Examine la planta y, si encuentra que el suelo está completamente seco, puede apostar que su problema está sumergido.
  • Para lidiar con esto, riegue su planta completamente vertiendo agua en el suelo hasta que drene a través de los orificios de drenaje o colocando la maceta en un balde o recipiente con agua y permitiendo que absorba agua hasta que la superficie del suelo esté húmeda.
  • Tenga cuidado de no remojar Echeveria durante más de quince o veinte minutos.

# 6 – Infecciones por hongos

Algunos tipos de infección por hongos también pueden hacer que parezca que la planta se está quedando sin agua.

  • Si su planta muestra síntomas de inmersión, pero no tiene suelo seco o no se recupera después de regar, sospeche una infección por hongos.
  • En ese caso, deberá retirar la planta de la maceta, lavar bien las raíces y podar las raíces muertas.
  • Deje que la planta se ventile durante veinticuatro horas y luego transfórmela en una maceta nueva o esterilizada con tierra fresca.
  • Trate la planta con una pizca de fungicida en el suelo.
  • Deje que la tierra se seque por completo antes de volver a regar y tenga mucho cuidado al regar a partir de ahora.

Ir arriba