Cultiva la mejor lechuga

¿Qué diablos es el fertilizante NPK?

La mayoría de los fertilizantes (y muchas enmiendas del suelo) muestran esta fórmula en algún lugar destacado del empaque: NPK. Esto muestra la proporción de los tres nutrientes vegetales más importantes: nitrógeno, fósforo y potasio. El potasio recibe una ‘K’ debido a su nombre en la tabla periódica de elementos (Kalium). Estos tres elementos son fundamentales para el desarrollo y el éxito de todas las plantas en diversos grados. Un fertilizante con una calificación de 4-4-4 se considera “equilibrado” porque proporciona cada uno de estos nutrientes principales en proporciones iguales.

Cultiva la mejor lechuga

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

El nitrógeno (N) es necesario para el crecimiento y mantenimiento de todas las proteínas. La falta de nitrógeno generalmente resulta en un crecimiento atrofiado o un amarilleo repentino de la planta desde el suelo hacia arriba. El nitrógeno también es un alimento esencial para los microorganismos del suelo que convierten la materia orgánica en formas de nutrientes disponibles para las plantas.

El fósforo (P) es esencial para la fotosíntesis, el proceso mediante el cual las plantas convierten la energía luminosa en alimento. También es necesario para el desarrollo de flores, frutos y semillas.

El potasio (K) ayuda a las plantas a regular la cantidad de agua en sus células. Esto es esencial para la estructura y resistencia de los tejidos vegetales e importante para la salud general y la resistencia a plagas y enfermedades. El potasio ayuda a construir sistemas radiculares fuertes, especialmente en plantas que producen bulbos y rizomas.

  Propagación de plantas por The American Horticultural Society (revisión) ⋆ Big Blog Of Gardening

El nitrógeno, el fósforo y el potasio son los macronutrientes primarios. Estos tres elementos son cruciales para la sanidad vegetal, pero no están solos. Otros elementos como el calcio, magnesio y azufre también juegan un papel esencial en el desarrollo y la salud de las plantas. Estos son los macronutrientes secundarios.

Los micronutrientes son elementos utilizados en pequeñas cantidades por la mayoría de las plantas, pero también juegan un papel importante en la salud y robustez de los tejidos vegetales. Estos incluyen boro, cobre, hierro, manganeso, molibdeno, zinc y cloro. Los fertilizantes a base de algas y el pescado son excelentes fuentes de micronutrientes. Siga siempre las instrucciones para diluir estos productos al nivel correcto. Demasiado boro o zinc, por ejemplo, puede tener efectos perjudiciales sobre el crecimiento de las plantas.

Fomentamos el uso de fertilizantes orgánicos para incrementar la actividad biológica en el suelo y aportar nutrientes a los cultivos. Las plantas absorben y consumen nutrientes del suelo, por lo que con cada cosecha, literalmente eliminas algunos nutrientes del suelo. Los fertilizantes orgánicos se utilizan para reponer los nutrientes del suelo o para corregir el suelo cuando faltan uno o más nutrientes específicos.

Para la mayoría de los jardineros, es seguro asumir que incluso los suelos pobres se beneficiarán de la aplicación de materia orgánica (estiércol muy podrido o compostado). Fertilizante multifuncional 4-4-4. Con estas sencillas aplicaciones, podrá producir cultivos saludables. Estamos muy satisfechos con los resultados que obtuvimos con Mezcla multifuncional de Gaia Green, así como los demás que se ofrecen aquí.

Los minerales realmente importan

  El herbicida que sigue creciendo G gran blog sobre jardinería

Puede resultar tentador pensar en la jardinería orgánica simplemente como una jardinería con una gran cantidad de materia orgánica. Algunos jardineros cometen el error de aplicar demasiada materia orgánica, como compost y estiércol, en detrimento del contenido mineral del suelo. Esto puede resultar en plantas atrofiadas que nunca pasan realmente la etapa de plántula o muestran hojas claras y una formación deficiente de flores / frutos.

El suelo de jardinería perfecto se llama arcilla. La arcilla es una mezcla equilibrada de arena, limo y partículas de arcilla, todos minerales. La arcilla es suave y permite que el agua y el oxígeno penetren profundamente en las raíces de las plantas. También permite el desarrollo de un ecosistema rico en microbiología del suelo. Es este ecosistema el que se alimenta literalmente cuando integramos materia orgánica en el suelo.

La materia orgánica (en forma de estiércol, abono, hojas, etc.) debe representar solo alrededor del 15 al 20% del suelo para cultivo. Por lo tanto, siempre que se agregue materia orgánica al jardín, también se deben agregar minerales. Hay varias formas de entregar minerales a suelos empobrecidos, pero creemos que el mejor método es usar Polvo de roca glacial. No se puede aplicar en exceso y, con el tiempo, producirá un suelo rico, ecológicamente sano y muy fértil.

Ir arriba